Concentracion

Home Forums Foro de Prabhuji Concentracion

This topic contains 0 replies, has 0 voices, and was last updated by  Vladimir June 1, 2017 at 5:50 am.

Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)
  • Author
    Posts
  • #5603

    Cada vez que trato de meditar, mi mente se pone hiperactiva y se dispersa. Es como si se pusiera a saltar de una idea a otra, de un pensamiento a otro. ¿Podría darme algunos consejos para mejorar mi meditación?

    #5604

    De acuerdo con el raja-yoga, concentración o dharana es una fase que desemboca o continúa en la meditación o dhyan; es el sexto peldaño del ashtanga-yoga de Patañjali quien explica:
    deshah bandhah chittasya dharana
    Concentración (dharana) es el proceso de sostener o fijar la atención de la mente sobre un objeto o lugar. (Yoga Sutras, 3.1)
    La concentración es el paso previo o el preámbulo de la meditación; consiste en enfocar a voluntad y de manera consciente los rayos de la atención sobre un determinado objetivo. A consecuencia, la agitación mental disminuye y todos los rayos de la atención se unifican en un solo punto. La concentración posibilita la meditación y el olvido de la realidad objetiva.
    Son muchos los estudiantes, profesionales y artistas que a menudo se lamentan por su falta de concentración ya que es indispensable para llevar a cabo toda labor. Debido a que no resulta fácil para la mayoría del público, vemos que proliferan los nuevos métodos para incrementar la concentración. Sin embargo, ninguna técnica ayudará sin comprender que nuestra mente sigue nuestro corazón. Es muy difícil concentrarnos en algo que no amamos. Estamos realmente presentes donde se encuentra nuestro corazón. Pero, en general, tratamos de concentrarnos sobre objetos que no son dueños de nuestra total devoción y amor. Nuestro afecto y cariño no están integrados en un solo lugar.  
    La mayoría experimenta una variedad de afectos aparentemente diferentes. Al observarlos en la superficie, nos parece que amamos el básquetbol, nuestro gato, el dinero, los hijos, la familia, nuestro país y miles de cosas más. Aunque parecieran ser diferentes objetos, en realidad es posible integrar todos nuestros afectos en un solo foco de concentración si nos percatamos de la fuente común que se esconde en ellos.
    Nuestras actividades precisan una integración. La vida parece diversificarse en una gran variedad de campos. Por ejemplo, el trabajo pareciera estar desconectado de los deberes familiares. Sin embargo, están profundamente entrelazados. Mientras estamos trabajando, en realidad cumplimos con nuestros deberes como jefes de familia. La visión yóguica está destinada a integrar nuestras diferentes ocupaciones y afectos o inclinaciones.
    Una relación adecuada con la deidad facilita nuestra integración y concentración. Debemos comprender que el ishta devata, o deidad preferida, no es un objeto entre muchos otros, sino que lo incluye todo. Por eso, nada separado de este puede distraer nuestra atención. En nuestro ishta devata podemos encontrar la misma satisfacción que brinda cualquier objeto que nos atrae en el universo. Si tenemos cien dólares, también poseemos los centavos que estos contienen; no carecemos de centavos porque poseemos solo dólares. Al concentrarnos en el Todo, naturalmente ya no nos preocuparemos por las partes y nuestra mente dejará de saltar de un objeto a otro. Esta concentración desemboca en la meditación de manera espontánea. A diferencia del amor mundano, la devoción por Dios es inclusiva. Contiene todo aquello que evoca en nosotros algún nivel de afecto y atracción. El auténtico bhakti nace al comprender que la deidad es una representación del Todo y los objetos desaparecen para revelarse como partes inseparables de Dios.
    La actitud idolatra es considerar a Dios como un objeto más entre muchos. Una religión que se desenvuelve sobre la plataforma sujeto-objeto no puede guiarnos más allá de la concentración. Para meditar, debemos dejar de ser religiosos y descartar toda idea, creencia o concepto acerca de Dios. Cuando trascendemos la dualidad, ya no hablamos de cristianismo, judaísmo o hinduismo sino de subjetividad pura.
    En la meditación, prescindimos de religión para entrar en el reino de la conciencia pura, de lo que es, del Ser. Reconocemos el océano en la ola, el Todo en la parte, y lo absoluto en lo profundo de nuestro interior. La verdadera concentración nos lleva a descubrir que nada puede desviar la atención de la única naturaleza divina que subyace todo y todos. 

     
Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)

You must be logged in to reply to this topic.