Control de la mente

Home Forums Foro de Prabhuji Control de la mente

This topic contains 0 replies, has 0 voices, and was last updated by  Sosa September 15, 2017 at 4:23 am.

Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)
  • Author
    Posts
  • #5688

     ¿Cómo puedo controlar o al menos aquietar la mente?

    #5689
    Esta es una pregunta frecuente porque muchos buscan aliviar la ansiedad causada por su constante actividad mental. Después del arduo día de trabajo, esperan encontrar paz al llegar a su casa, pero la actividad mental no cesa allí. Anhelan que lleguen sus reparadoras vacaciones anuales, pero el ajetreo mental no se detiene ni siquiera entonces. Incluso mientras duermen, el ruido continúa en forma de sueños o pesadillas.
    Patanjali dice en sus Yoga Sutras: yogas chitta vritti nirodha o «el yoga ocurre junto con la detención de la actividad mental». La mente no es un objeto sólido sino una actividad, por eso, es posible disolverla. Se asemeja a un baile: cuando el movimiento se detiene, la danza simplemente desaparece. Asimismo, la mente es movimiento. La velocidad de los pensamientos le da una aparente solidez, al igual que las aspas del ventilador parecen ser una circunferencia debido a la rapidez en que giran. 
    Si vemos una muchedumbre a distancia, no podemos reconocer a sus miembros. Solo cuando nos aproximarnos, el público desaparece para dejar al descubierto seres humanos. Al acercarnos, la muchedumbre se esfuma y se revelan los individuos. De la misma manera, si miramos la mente de cerca, vemos pensamientos en movimiento que se desplazan como las olas en el océano. Al observar el contenido mental, se produce una total  desidentificación de los pensamientos y dejamos de percibirlos como ‘nuestros’. La atenta observación de la actividad mental nos revela nuestra auténtica naturaleza como conciencia.
    Los pensamientos son reacciones verbales de nuestra memoria ante lo percibido. Debido a que las experiencias son temporales, la memoria trata de almacenar las sensaciones que estas nos evocan. Para tal efecto, verbaliza las experiencias para retener, perpetuar y comunicar nuestras emociones. En cierto punto, la verbalización reemplaza la experiencia misma, algo así como aquellos turistas que se ocupan más en fotografiar que en disfrutar los panoramas. Recuerdo cuando niño, solíamos salir de vacaciones con mis tíos. Mi tío acostumbraba fotografiarlo todo. Siempre me parecía él solo podía disfrutaba del mar y los árboles a través de esa maquinita. Mientras todos viajábamos para disfrutar, él solo quería fotografiar. Sentía que él cambiaba las sensaciones por una colección de fotos. En muchas oportunidades, solo recordaba lugares y experiencias después de ver sus fotos.    
    Así como la cámara fotográfica puede bloquear el paisaje, la verbalización deviene en pensamientos que impiden la experiencia. Entonces, lo importante no es dominar la mente sino cesar la verbalización de nuestras sensaciones que es uno de los principales obstáculos para meditar. 
    En general, solo dejamos de verbalizar en circunstancias extremas. En situaciones peligrosas, el pensamiento pierde importancia y experimentamos la vida directamente. Quienes se ven atraídos a deportes extremos buscan esos momentos en los cuales su vida depende de cada mínima reacción; entonces, sus pensamientos se acallan y ellos vivencian el momento de manera directa. Cuando restamos importancia a la experiencia presente, las palabra se manifiestan. Al verbalizar, dejamos de experimentar y comenzamos a interactuar con la vida desde nuestra memoria: vivimos el presente desde nuestro pasado. Situarse en el momento presente o la realidad requiere silencio mental. 
    Ya que la mente no existe realmente, es imposible dominarla. Tampoco hay alguien más allá de la mente que pueda controlarla. Quien presuma señorío por sobre la mente no la ha trascendido sino que ha logrado que una parte, el ego, controle la otra. La realidad última es observación. A través de esta, la mente no se domina pero desaparece. Desde la conciencia, nos percatamos de que toda actividad mental y emocional, al igual que nubes cruzando el cielo, consiste solo en acontecimientos temporales. En realidad, lo que nos limita no es la mente en sí, sino nuestra identificación con el contenido mental.
    Cuando nace la desidentificación, ninguna actividad mental o emocional puede limitarnos. 
    Quien logra zafarse de su prisión mental no tiene nada para aquietar. En lugar de ser el dominador de tu mente, te aconsejo humildemente ser el observador de esta. Para trascender la mente, debes instalarte en la conciencia y desde allí observar todo lo que sea observable. Desde el momento mismo en que observas, te sitúas en tu autenticidad. 
    Desecha todo lo que veas hasta que solo permanezca la observación, que obviamente no puede ser rechazada porque no hay nada ni nadie que la deseche. Todo esfuerzo por callar o dominar la mente consiste en una actividad sobre y desde la superficie. Siempre recuerda que todo desarrollo espiritual actúa desde lo interior hacia lo superficial y nunca al revés. Solo la observación nos establece en una posición trascendental a toda impureza porque es la fuente de toda virtud. Observar o meditar consiste en situarnos en nuestra naturaleza original. A través de la meditación, te reconocerás como un infinito y silencioso espacio.  
    וְהִסְתַּכֵּל בִּשְׁלשָׁה דְבָרִים וְאִי אַתָּה בָא לִידֵי עֲבֵרָה – דַּע מַה לְּמַעְלָה מִמְּךָ,
    עַיִן רוֹאָה
    וְאֹזֶן שׁוֹמַעַת,
    וְכָל מַעֲשֶׂיךָ בַּסֵּפֶר נִכְתָּבִין:
    משנה אבות ב א

    "Reflexiona sobre tres cosas y nunca cometerás pecados: Conoce lo que está por encima de ti, un ojo que ve y un oído que escucha, y todas tus acciones se registran en un libro. (Mishná Avot, 2.1)"

    La realidad no es una historia limitada al espacio y el tiempo. Para experimentarla, debemos ir más allá del cuerpo y la mente y reconocer la conciencia. Nuestra verdadera naturaleza es meditación; es conciencia que trasciende el nacimiento y la muerte. Al reconocer la presencia de la conciencia, cesa la identificación con la realidad objetiva del cuerpo y la mente. Desaparecemos como algo o alguien y nacemos como realidad última.

     
Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)

You must be logged in to reply to this topic.