Iluminacion

Home Forums Foro de Prabhuji Iluminacion

This topic contains 0 replies, has 0 voices, and was last updated by  OneSpirit May 10, 2017 at 9:58 am.

Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)
  • Author
    Posts
  • #5592

    Usted tuvo una experiencia mística en su infancia. Se iluminó después de 32 años de búsqueda. Quisiera saber si su iluminación fue el resultado de sus prácticas o fue algo accidental.

    #5593

    A los ocho años vivencié una experiencia mística; tuve la infinita fortuna de ser iniciado por la existencia. La luna y las estrellas me otorgaron diksha en el silencio de la noche. Sin embargo, dicha experiencia no fue iluminación. La experiencia mística es un fenómeno totalmente diferente, porque tú como observador aún estás presente. Aunque observes la luz, lo observado ocupará el lugar de lo objetivo, mientras que la iluminación es subjetividad pura.  

    La iluminación es invariablemente imprevista y accidental; no es el efecto de una causa ni el resultado de determinada práctica. Ninguna metodología puede otorgarla. Jesús, Buda, Shankara, Moisés y otros despertaron a la realidad en diferentes circunstancias. Si estudiamos sus vidas, veremos que la iluminación fue un accidente que les ocurrió en situaciones muy peculiares: bailando, cantando, caminando, sentados en silencio, etc. A unos en la tranquilidad de su hogar, a otros en una cueva en la montaña o en el bosque. El despertar puede encontrarte en cualquier esquina. Al igual que enamorarse: es la misma experiencia para todos pero cada cual posee su propia historia de amor.   
    La práctica espiritual o sadhana no está destinada a lograr moksha. La meta de la oración, el hatha yoga, la japa, el pranayama y la meditación no es iluminarnos. El yoga vidya crea las condiciones propicias para la iluminación. Son metodologías de purificación que ayudan a remover obstáculos o impedimentos para facilitar dicho accidente.
    No podemos forzar el sueño. Para quedarnos dormidos, debemos crear la atmósfera adecuada: recostarnos en una cama cómoda, cerrar las persianas, apagar la luz, relajarnos, tomar somníferos, etc. Sin embargo, finalmente el sueño caerá sobre nosotros por sí solo. Asimismo, no hay un método para enamorarte de alguien; lo único que puedes hacer es crear las condiciones propicias. El sueño o el amor, al igual que la iluminación, son siempre accidentes que ocurren.    
    La existencia es extremadamente creativa y se resiste a la imitación. Al mirar las olas del mar, las montañas y las flores, notaremos que la vida no gusta de reproducir. Diferentes religiones han creado métodos que imiten las circunstancias en las cuales el iluminado despertó. Si el profeta se iluminó sentado, pues la práctica será sentarse; si el santo encontró a Dios bailando, la sadhana será bailar. Sin embargo, dichas actividades no constituyen la causa. Despertó mientras estaba sentado, pero la razón no fue la posición corporal o la silla. Accedió a lo divino cuando bailaba, pero no debido al baile. Antes de emprender una práctica, es muy importante situarla en su lugar correcto. 
    Cada religión ha desarrollado sus respectivas prácticas, pero los seguidores no necesariamente han logrado el apetecido resultado. Sus métodos no han sido muy eficaces para trascender la ilusión y realizar la ansiada meta divina. Los judíos, los cristianos, los hindúes y los budistas han imitado por siglos a sus profetas sin lograr el mismo resultado. La manufacturación de dichas prácticas ha transformado la religión en un negocio: quien paga con la moneda de las prácticas, recibe la mercadería requerida. Esto nos ha vuelto manipuladores y oportunistas.  
    La religión es develar nuestra verdadera existencia en la realidad del presente. Si la práctica está dirigida a una meta, nos proyecta hacia el futuro. Toda sadhana que busca iluminación, por muy elevada que sea, nos distrae del momento presente. Lo único posible es crear la situación propicia y cultivar el arte de esperar apropiadamente. Pero no aguardar a algo en particular, sino transformarnos en espera incondicional. En eso consiste la meditación: no queda más que meditar con gran confianza en la vida. A su debido momento, un rayo de luz iluminará tu alma. En dicho divino accidente fatal, perecerás como ‘alguien’ para renacer como el todo.     
     
Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)

You must be logged in to reply to this topic.