Su actitud hacia el sexo

Home Forums Foro de Prabhuji Su actitud hacia el sexo

This topic contains 0 replies, has 0 voices, and was last updated by  Nacho April 10, 2017 at 10:42 am.

Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)
  • Author
    Posts
  • #5574

    He escuchado que usted no considera el sexo como un obstáculo para el desarrollo espiritual. Por otro lado, hay quienes señalan al sexo como un impedimento para la realización. Muchos senderos recomiendan celibato o abstinencia total de sexo. ¿Podría aclarar su posición en relación a la sexualidad dentro del proceso espiritual? 

    #5575
    La vida es simple, pero se vuelve problemática cuando se procesa mentalmente. Desde la mente, el mundo se ve muy enredado. El pensamiento complica lo simple. Este consiste en reacciones, recuerdos, condicionamiento, memoria, etc. La mente es una constante buscadora de soluciones para las dificultades creadas por ella misma. En general, los remedios que propone dan lugar a enfermedades más severas aún. Para solucionar el problema del sexo, y aislarlo o alejarlo, crea métodos como el celibato y la represión. Sin embargo, es imposible que la solución nazca de la mente porque ella es el problema.

    Por ejemplo, la alimentación no representa problema alguno en nuestra evolución espiritual. Esta consiste simplemente en la ingestión de alimento para proveernos de nuestras necesidades metabólicas. Es parte de un proceso natural destinado a adquirir energía. Sin embargo, el pensamiento ha transformado una necesidad natural en un medio de recreación, esparcimiento y desahogo, y, por ende, en un gran negocio. Pensando acerca de comida, hemos creado la gastronomía, con sus restaurants, gourmets y chefs. Esta actitud ha dado nacimiento a problemas como la bulimia, la anorexia, la gula, la glotonería y la obesidad. Los desórdenes alimenticios no están relacionados con la comida, sino con el pensar acerca de ella. 

    Cuando disfrutamos un manjar, terminada la cena pensamos: «¡Qué sabroso fue!». Desde este proceso mental surge el recuerdo y la exigencia de repetición. La atracción al placer ocurre en la mente. El acto de comer en sí no representa problema alguno en nuestro sendero evolutivo. Al pensar acerca de manjares y restaurantes exclusivos, emergen los deseos, y ahora tenemos problemas que requieren soluciones.

    Asimismo, dormir, respirar o hacer sexo no son obstáculos para el desarrollo espiritual. Pero la locura nace cuando estas necesidades naturales pasan a formar parte de nuestra actividad mental. El pensar, recordar y fantasear acerca del sexo da nacimiento a la erótica, la prostitución y la pornografía. Pero las fantasías sexuales no pueden ser satisfechas en la realidad. El mundo de los sueños carece de fronteras, todo es posible, mientras que la realidad es limitada. 

    Fantaseando acerca del sexo, creamos seres bellos y perfectos. Las personas que imaginamos no se enojan, nunca están cansadas ni envejecen y nos desean en todo momento incondicionalmente. Pero dichas fantasías nos condenan a una constante insatisfacción porque es imposible encontrar criaturas así en la realidad. El sexo es un acto sano y natural, pero al momento de vivirlo desde la mente se transforma en anormal. 

    El sexo, al igual que todas nuestras necesidades naturales, es parte integral de la vida. En el Bhagavad Gita, Krishna dice que el sexo no se encuentra en conflicto con el dharma eterno:


    balam balavatam caham
    kama-raga-vivarjitam
    dharmaviruddho bhutesu
    kamo ‘smi bharatarsabha

    Yo soy la fuerza de los fuertes, desprovista de pasión y deseo. Yo soy la vida sexual que no va en contra de los principios religiosos, ¡oh, señor de los Bhāratas [Arjuna]! (Bhagavad-gita, 7.11) 

    El problema comienza cuando a través del pensamiento se exagera su importancia. El sexo como apetito, obsesión o demanda mental es definitivamente una molestia en la meditación. El sexo puede manifestarse como amor solo a partir de un fenómeno natural, nunca desde la imaginación. Como acto natural, el sexo no es un obstáculo en el sendero a Dios.

    La mente representa la dimensión teorética compuesta por pensamientos, ideas, conceptos, imaginaciones y fantasías. No pertenece a lo concreto y substancial sino que se relaciona con el eco de lo esencial perceptible en la superficie. Identificados con lo superficial, nuestra vida se desenvuelve en y desde lo exterior. Viviendo desde la mente, la superficialidad se manifiesta en todos y cada uno de los aspectos. Aquellos que se identifican con el cuerpo físico se refieren a la mente como su mundo interior. Solo quienes han reconocido la conciencia se percatan de que el pensamiento es parte de la superficie.

    Aunque los hechos concretos de la vida se reflejen en la mente, no tienen lugar en esta. En la mente, no hay un árbol sino nuestros pensamientos acerca del árbol. Al vivir desde la mente, no percibimos la vida en realidad, sino que desarrollamos ideas y conclusiones acerca de esta. Imaginamos, soñamos, idealizamos, fantaseamos acerca de la vida en lugar de vivirla. Pasamos el tiempo pensando y no viviendo. Mediante el pensamiento, una necesidad natural es transformada en objeto de placer. El lio comienza cuando identificamos la comida o el sexo como un medio de evasión. En un momento de placer, nos olvidamos de nosotros mismos como personalidades egoicas. Disfrutando, olvidamos la causa de nuestro sufrimiento y dolor: lo que creemos ser. Luego, cuando recordamos esos instantes de felicidad, anhelamos repetirlos. Los deseos de reproducción son reacciones que se transforman en anhelos obsesivos. La mente busca repetir instantes de placer escapando de sí misma.

    Al experimentar placer, nos olvidamos del ‘yo’ por un momento, pero de inmediato habrá una reacción egoica. Trataremos de enfatizar nuestra centralidad como el que disfruta, almacenando el placer en nuestra memoria. La realización de nuestra auténtica naturaleza más allá de la mente también implica olvidarnos de ‘yo’, pero sin reaccionar como una personalidad egoica que se siente disminuida. Trascendiendo la mente, realizamos la dicha absoluta.
Viewing 2 posts - 1 through 2 (of 2 total)

You must be logged in to reply to this topic.