El Tazon de Agua

Por Prabhuji

Era una clase de jñana-yoga a orilla del Ganges en Rishikesh, y el maestro daba una clase acerca de que la esencia de cada uno de nosotros es divina, en otras palabras somos Dios …

Uno de los discípulos preguntó:

“¿Cómo es posible que cada uno de nosotros sea Dios? … Somos seres limitados, mientras que Dios es infinito, nuestro conocimiento es limitado mientras que Dios es omnisciente, nosotros podemos estar solo en un lugar mientras que Dios es omnipresente…”

El guru le pidió que tomara un tazón y le trajera agua del río Ganges…

El discípulo cumplió con la orden de su maestro y se le acercó con el tazón lleno de agua…

El maestro entonces preguntó:

-“¿Es este agua del Ganges?”

Y el discípulo respondió:

-“Sí maestro”…

A lo cual el guru dijo:

-“¿Cómo es posible? … el Ganges es inmenso y contiene una gran cantidad de peces, en el Ganges hay muchísimas tortugas, navegan embarcaciones y mucha gente entra a bañarse… Sin embargo este agua es pequeña y limitada, sin peces, sin embarcaciones… ¿Cómo puede ser agua del Ganges?

Ante lo cual el discípulo acotó:

– “Por supuesto que es agua del Ganges, sólo que en tan pequeña cantidad que evidentemente no puede contener peces, tortugas, embarcaciones ni gente que entre a bañarse…”

-“Completamente de acuerdo”-dijo el guru- “y ahora ve y devuelve esta agua al río”…

El discípulo hizo lo que le solicitó su maestro y al volver el guru le dijo:

-“Eres como el agua del Ganges en un tazón, a pesar de ser lo divino pareces diferente debido a una forma que te limita. Al devolver el agua del tazón al río esta volvió a su inmensidad, volvió a contar con peces, tortugas, embarcaciones y devotos. En cada pequeña gota yace el océano entero…”