Prabhuji hoy

Prabhuji está retirado de la vida pública

Prabhuji es el único discípulo de S.D.G. Avadhūta Śrī Brahmānanda Bābājī Mahārāja, quien es a su vez uno de los más cercanos e íntimos discípulos de S.D.G. Avadhūta Śrī Mastarāma Bābājī Mahārāja.

Prabhuji fue designado como el sucesor del linaje por su gurú, quien le confirió la responsabilidad de continuar la línea de sucesión discipular de avadhūtas, o el sagrado paramparā, designándolo oficialmente como gurú y ordenándole servir como el sucesor Ācārya con el nombre S.D.G. Avadhūta Bhaktivedānta Yogācārya Ramakrishnananda Bābājī Mahārāja.

En el año 2011, decidió retirarse de la sociedad y adoptar una vida eremítica. Desde entonces, sus días transcurren en soledad, orando, escribiendo, pintando y meditando en silencio y contemplación. Ya no participa en sat-saṅgs, conferencias, encuentros, reuniones, retiros, seminarios, grupos de estudio o cursos. Les rogamos a todos respetar su privacidad y no tratar de contactarse con él por ningún medio para pedir encuentros, audiencias, entrevistas, bendiciones, śaktipāta, iniciaciones o visitas personales.

 

Las enseñanzas de Prabhuji

Como místico, avadhūta hindú y Maestro Espiritual realizado, Prabhuji siempre ha apreciado y compartido la esencia y la sabiduría espiritual de una gran variedad de prácticas religiosas del mundo. No se considera miembro o representante de ninguna religión en particular. Aunque muchos lo ven como un ser iluminado, Prabhuji no tiene la intención de presentarse como predicador, guía, coach, creador de contenido, persona influyente, preceptor, mentor, consejero, asesor, monitor, tutor, orientador, profesor, instructor, educador, iluminador, pedagogo, evangelista, rabino, posek halajá, sanador, terapeuta, satsanguista, psíquico, líder, médium, salvador o gurú. De hecho, según Prabhuji la espiritualidad es una búsqueda individual, solitaria, personal, privada e íntima. No se trata de un esfuerzo colectivo que debe emprenderse a través de la religiosidad social, organizada, institucional y comunitaria.

Por ello, Prabhuji no hace proselitismo ni predica ni intenta persuadir, convencer o hacer que nadie cambie su perspectiva, filosofía o religión. En cambio, comparte su propia visión a través de libros y conferencias disponibles en Internet. Otros pueden considerar sus reflexiones valiosas y aplicarlas total o parcialmente en su propio desarrollo, pero las enseñanzas de Prabhuji no pretenden ser vistas como un consejo personal, asesoramiento, guía, métodos de autoayuda o técnicas para el desarrollo espiritual, físico, emocional o psicológico. Solo pretende compartir lo que ha experimentado en su propio proceso retroprogresivo. Sus experiencias no proporcionarán soluciones a problemas espirituales, materiales, económicos, psicológicos, emocionales, románticos, familiares, sociales o corporales de la vida. Prabhuji no promete milagros, experiencias místicas, viajes astrales, sanaciones, conectarse con espíritus, poderes sobrenaturales o salvación espiritual.

 

La Misión Prabhuji

Prabhuji viajó de visita a EE. UU. en el año 2000 y durante su estadía en Nueva York, se percató de que era el país más adecuado que había visitado para fundar una organización religiosa sin fines de lucro con el fin de preservar sus enseñanzas y su obra literaria. Le atrajeron especialmente el pluralismo y la actitud respetuosa de la sociedad americana hacia la libertad de culto. Le impresionó el profundo respeto tanto del público como del gobierno hacia las minorías religiosas. Después de consultarlo con su maestro, S.D.G. Avadhūta Śrī Brahmānanda Bābājī Mahārāja, y solicitar sus bendiciones, en el 2001 se trasladó a los EE. UU. En el 2003, nació la Misión Prabhuji, una iglesia hindú destinada a preservar la visión universal y pluralista del hinduismo de Prabhuji y su «Yoga Retroprogresivo».

Aunque el énfasis de Prabhuji no ha sido atraer seguidores, durante 15 años (1995-2010), consideró las solicitudes de algunas personas que se acercaron a él pidiendo ser discípulos monásticos. Aquellos que eligieron ver a Prabhuji como su maestro espiritual aceptaron voluntariamente votos de pobreza y dedican sus vidas a la práctica espiritual (sādhanā), la devoción religiosa (bhakti) y el servicio desinteresado (seva). Aunque Prabhuji ya no acepta nuevos discípulos, continúa guiando al pequeño grupo de discípulos veteranos de la Orden Monástica Ramakrishnananda que fundó.

El servicio y la glorificación del gurú son principios espirituales fundamentales en el hinduismo. La Misión Prabhuji, siendo una iglesia hindú tradicional, practica la milenaria tradición de guru-bhakti de reverencia al maestro. Algunos discípulos y amigos de la Misión Prabhuji, por iniciativa propia, contribuyen a preservar el legado de Prabhuji y sus enseñanzas interreligiosas para las generaciones futuras mediante la difusión de sus libros, videos de sus charlas internas y sitios web.

 

Servicios públicos

La Misión Prabhuji opera un templo hindú llamado Śrī Śrī Radha-Śyāmasundara Mandir, el cual ofrece adoración y ceremonias religiosas a los feligreses. Una extensa biblioteca y un instituto virtual ofrecen educación religiosa y espiritual en muchas teologías y filosofías para aquellos que quieran estudiar el mensaje de Prabhuji en profundidad. El monasterio Avadhutashram educa a los discípulos monásticos en diversos aspectos del enfoque de Prabhuji sobre el hinduismo y les ofrece la oportunidad de expresar devoción a Dios en forma de servicio devocional, contribuyendo desinteresadamente con sus habilidades y formación a los programas de la Misión, como el Programa de Distribución de Alimentos Prabhuji, entre otros.

Aunque el monasterio no acepta nuevos residentes, voluntarios, donaciones, colaboraciones o patrocinios, el público está cordialmente invitado a participar en los servicios religiosos diarios y a asistir a los festivales devocionales del templo Śrī Śrī Radha-Śyāmasundara Mandir.